You are viewing gimnasianos

entries friends calendar profile Previous Previous
SOBRE EL GIMNASIO MODERNO
Sugerimos empezar por la editorial. Contáctenos en gimnasianos@gmail.com
Add to Memories
Share
REUNION DEL 18 DE OCTUBRE DE 2006

CENIZARIOS DEL GIMNASIO MODERNO – GUADALUPE ARBELAEZ





Nunca he redactado un acta de una reunión; tuve que recurrir a mis instintos (que son nulos o, en el mejor de los casos, malos). Hay errores. Y, hay interpretaciones hechas por mí sobre lo que se dijo durante la reunión. Es, entonces, una labor de ustedes filtrar lo que lean y entiendan de este documento.



Hubiera sido interesante haber llevado una grabadora, pero tendremos que conformarnos con las notas que alcancé a tomar.



La Reunión



Llegamos muy cumplidos, Borda y yo, a la oficina de Guadalupe Arbeláez, en el Edificio Principal del colegio. Los dos sabíamos que no era el momento de discusiones. Decidimos que era mejor sentarnos, oír lo que fueran a decir.



Nos recibieron ofreciéndonos un vaso de agua. Y recibieron a Borda criticándole (por no decir echándole en cara) su intervención en la W. La señora Arbeláez asegura que, a causa de esta entrevista, se “dañaron dos negocios” de los cenizarios (¿será igual de criticado escribir esa palabra sin mayúsculas?).



Hubo una introducción larga y tediosa sobre cualquier tipo de temas no relacionados con los cenizarios. Nos hablaron del proyecto de la piscina, de su financiación y de su funcionamiento. Nos hablaron de la Fundación Emilio de Brigard. Nos hablaron de las peticiones de los padres de familia para construir un nuevo Cubierto. Nos hablaron del colegio en Ciudad Bolívar.



Y, después de mucho tiempo dando vueltas, llegamos al proyecto de los cenizarios. De nuevo, hubo un ataque directo a Borda; se mencionó su irresponsabilidad al hablar en la W. El proyecto de los cenizarios es tan filantrópico que soluciona el problema de empleo en el país. Es de tan nobles intenciones que da trabajo a dos vendedoras, un arquitecto, algunos ingenieros, un residente, un obrero y a Guadalupe Arbeláez (lo que no sabemos es por cuánto tiempo bajará el índice de desempleo, no sabemos si se generarán empleos permanentes o si son únicamente temporales). Es tan interesante que nos ofrecieron (gratis y sin compromiso) el folleto del proyecto. A Borda, uno. Y, a mí, otro, Será un servicio más de la Capilla – no se puede estar en contra de fines tan desinteresados.



El proyecto no es un cementerio. No es, tampoco, un osario. Son cenizarios. Hay muertos guardados en urnas en un colegio. La responsabilidad de lidiar con la muerte recae en los padres de familia que tienen que explicar a sus hijos que están jugando al lado de cenizarios. Pero son cenizarios, no son ni osarios, ni un cementerio. Y, bueno, ¡qué diablos!, el colegio no se hace responsable de ese tipo de educación. Eso es “personal”. Pero la educación, ¿no es personal? (gracias Borda).



La construcción de los cenizarios se aprobó por el Consejo Superior. Fue el proyecto “más sencillo y más barato” que se presentó. Fue también necesario que se recaudaran el 75% de los recursos para iniciar la construcción.



Un poco más al oriente de las canchas de tennis y un poco más al sur del Parque de los Fundadores, se están construyendo 585 espacios para las cenizas de personas cercanas al Gimnasio Moderno. Hay algunas que reciben 2 cenizarios, otras 4 y otras 6 – para todos los tamaños de familia – y, claramente sumar sólo números pares tiene como resultado un número impar. Las visitas se harán de martes a domingo, desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde. El problema de los parqueaderos se soluciona en Granahorrar, porque no se tiene planeado construirlos en el colegio.



El proyecto se presentó ante la curaduría justo antes que aprobaran la revisión del POT de 2.004. “Apenitas”. Fue el último proyecto aprobado antes de la revisión, por lo que, de acuerdo con el POT de 2.000, no hay problemas en construir un cementerio en la mitad de la ciudad (para la ley no hay diferencia entre cementerio, osario o cenizario - ¡la osadía!). Pero, la versión de 2.004, no permite cenizarios, osarios, cementerios o similares en la ciudad. Menos mal estamos en 2.006.



La situación del colegio como bien de interés cultural no permite que se vendan partes del mismo. Por eso la solución de construir cenizarios parece simplemente lógica: se venden los cenizarios que no hacen parte del colegio. Pero se construyen dentro del colegio.



Los Comentarios



Al parecer la construcción de los cenizarios es el medio para producir la plata necesaria en la construcción de un nuevo Cubierto. Borda y yo le preguntamos a Guadalupe Arbeláez si, en este caso particular, el fin justificaba los medios. La respuesta: sí.



Al ir a visitar la obra, después de haber visto las imágenes del futuro – con maqueta y todo – en la oficina donde se hizo la reunión, nos dimos cuenta que la altura total de la construcción de los cenizarios es de aproximadamente 2 metros sobre la cota actual del terreno. Preguntamos cuál iba a ser la altura definitiva y la respuesta que obtuvimos fue que, como se iba a cubrir de pasto, no se iba a notar tanto.



Con respecto al negocio, no pudimos entender si los cenizarios se están vendiendo o si se están alquilando por un número determinado de años. ¿Qué dicen las propagandas? ¿Venta o alquiler? Si se están vendiendo, desde cualquier punto de vista están vendiendo una parte del colegio (fea o macabra o barata o cara no tiene ninguna importancia).



Se nos culpó de hacerle daño al colegio. Según Guadalupe Arbeláez, los convenios con las universidades funcionan perfectamente, el nivel académico ha mejorado y, además, le parece muy grave que se esté usando la capilla del Gimnasio Femenino para “conciertos y eventos así” que le hacen daño al colegio. ¿Alguien me puede decir cuál es la diferencia tan grande entre usar los cenizarios – macabros por lo menos – para hacer plata y usar la capilla del Gimnasio Femenino para hacer plata?

Pablo Salazar Ferro
Add to Memories
Share


Tabla Construida a Partir de Datos Obtenidos en www.icfes.gov.co
"Click" Para Ampliar

Antes que nada felicitaciones a Santiago Robledo Paez que ocupó el puesto 12 a nivel nacional.
Esta es la tabla actualizada con los puntajes del 2006. El colegio recupera terreno frente a los colegios mencionados. Quedo pendiente de averiguar porque todos los puntajes descendieron.
Santiago Saavedra Pineda
Prom 2003
Add to Memories
Share

Tabla construida a partir de datos obtenidos en http://www.icfes.gov.co/
Click para Ampliar

Como no es suficiente decir que en 1997 entraban alrededor de 50 gimnasianos por año a los Andes y ahora alrededor de 15, porque a muchos su puntaje ICFES no les alcanza para entrar. Y a eso le sumamos que la mayoría de los que ingresan pierden cursos básicos como Cálculo 1, incluso les toca ver Pre-Cálculo, porque el nivel no les da. Siendo que estudiantes de otros colegios logran hasta homologar estos cursos. Lo viví yo mismo que en primer semestre me tocó esforzarme más de lo normal para estar al nivel de la clase. No en vano los Andes mandó una carta al rector del Moderno, comentando el bajo nivel de los gimnasianos.

Me puse en la tarea de encontrar estadísticas que confirmaran la impresión general, y esto fue lo que encontré. Sumé el puntaje que el ICFES otorga a cada colegio en cada área por año, y así fue posible comparar los colegios listados, teniendo en cuenta que presentan distintos exámenes.

En los años 2001 y 2002 el nivel del colegio era similar al de nuestros colegios hermanos Campestre, Femenino y Marymount, incluso llegaba a ser mejor que el del Anglo. Pero a partir del 2003 el colegio es siempre el último de este grupo de colegios. La diferencia con el San Carlos ( al que no se porque le tienen miedo) se ha casi duplicado. Y el Anglo ya marca una diferencia de 10 puntos.

Esto es indudablemente culpa de las directivas, que ha descuidado el profesorado por darle prioridad a otros asuntos. No solo salen grandes maestros por no compartir las ideas del rector; también por los sueldos.

El colegio debería proveerle por lo menos lo justo ( y eso que me parece mediocre), para que un estudiante pueda salir al mundo y competir con el promedio, no que su futuro se comprometa porque las directivas consideran irrelevante el examen (apoyo en que el ICFES tiene sus errores, pero es un indicador y es el que, así como abre, cierra puertas). También me parece un engaño para los padres, que a parte de la matrícula deban permanentemente contratar profesores particulares. No está mal no sobresalir en este tema, pero si está mal resaltar por lo malo.

(NOTA: No han salido los indicadores unificados de 2006 (para comparar calendario A y B. Se que hubo un aumento en el promedio de 4 puntos que en parte se explica, en que las universidades han pedido que se revise el nivel del examen para poder diferenciar entre los estudiantes; aunque también porque hay muy buenos puntajes, incluso posibles Andrés Bello, felicitaciones a ellos. Pero igual se de estudiantes cuyo puntaje no les dio para entrar a lo que aplicaron en los Andes)

Santiago Saavedra Pineda, Prom 2003

Add to Memories
Share
Acta de la reunión

De la reunión que tuvimos Juan Felipe González y yo, Andrés Borda, el pasado jueves 19 de octubre con Juan Carlos Bayona, Gonzalo Mallarino, “El cachaquito” (un joven estudiante que se apellida Posada), tres miembros del Consejo Superior, Javier Uribe, y Nicolás Brando, todos salimos (o al menos esa fue mi impresión) con la sensación de que habíamos, por fin, dialogado y discutido los diversos asuntos que tanto nos han preocupado a alumnos y exalumnos desde hace un buen tiempo; de haber podido ser oídos y, también, de haber podido oír lo que ellos tenían que decir. Salimos, mejor dicho, con una sensación de que todo había sido positivo, benéfico, y, también, productivo.

En la reunión-desayuno, que comenzó a las siete de la mañana y que terminó a las nueve y media, se trataron de manera más o menos general los siguientes asuntos, y que pienso resumir a continuación:

1. Aparición en “la W” de Andrés Borda (o sea, yo)
2. El blog
3. Cenizarios
4. “Máquina de hacer plata”
5. Cuestiones académicas
6. Debate público, y discusiones futuras
7. “Dolores en el escroto” de Juan Carlos Bayona a partir de todo lo que ha venido ocurriendo desde la salida de Daniel Samper Ospina del Consejo Superior.


1. “La w”

El tema lo puse yo, ya que quería dar una especie de declaración formal sobre lo que había pasado. La idea no era demorarnos mucho en este punto. Dije, más o menos, algo como esto (y me cito): “creo que “la W” no era el lugar apropiado para hablar de lo que hablé, y que la manera en que presentaron en la emisora el tema tampoco ayudó. Fue un error que, aunque tuvo consecuencias positivas (esta reunión se está dando en parte gracias a este tipo de situaciones), los que me oyeron se quedaron sólo con el gesto, y no con el contenido de lo que dije.” Y, bueno, en general mi declaración fue bien recibida y aceptada, no sin antes ser regañado por algunos debido a la imprecisión de mis comentarios, y, también, por haber creado en otros la sensación de ser yo sólo “un periodista sumándose unos pinitos por aparecer en radio”.

2. Blog

Sentí que en torno a la existencia del blog había principalmente dos dudas o cuestionamientos: primero, que fuera público y que, por decirlo de alguna manera, ventilara problemas privados en un ámbito como el Internet; y segundo, que muchos de los firmantes no eran conocidos por ninguno de los presentes en la reunión (salvo por Pipe, Brando, y yo). Lo primero fue, creo, aclarado rápidamente: el hecho de que el blog esté en Internet no implica que el mundo entero esté leyéndolo. Solo las personas interesadas en las discusiones ahí planteadas van a visitarlo. Así funciona Internet. El segundo punto abrió, en cambio, la posibilidad de introducir el tema número seis del listado indicado unas líneas arriba: un debate abierto, o diálogos como éste, serían la ocasión ideal para que los “firmantes sin rostro” del blog se dieran a conocer. Pero el tema del debate, claro está, sería dejado para más adelante.

Al final, explicamos que el blog tenía la finalidad de poner “sobre la mesa” temas para discutir, en donde bien cabían las voces de quienes no estábamos de acuerdo con algunas cosas del colegio, como también las que apoyaban las políticas actuales. Es, en conclusión, un nuevo espacio para lo que se podría llamar (algo “culamente”) un “debate gimnasiano”.

3. Cenizarios

Podría intentar resumir la discusión en torno a esto en un párrafo, pero creo que no sería muy útil. Por mi lado, confirmé lo que todos sabíamos: a estas alturas del proyecto, cuando la construcción ya está por finalizar, los argumentos en contra sólo sirven como lo que son, como ideas para mostrar nuestra posición, más no como herramientas para cambiar nada. Según nos dijeron, antes de la construcción de los cenizarios se hizo una especie de “referendo” en el que se consultó a varios exalumnos que estuvieron muy entusiasmados con la idea. Comentamos también la carta que Juan Carlos escribió en defensa y justificación de los cenizarios, y de ésta señalamos una frase más o menos controvertible que de alguna manera muestra nuestra insatisfacción frente a la forma en que el colegio ha asumido las posiciones disidentes: el colegio aplaude las diversas posiciones de los alumnos y exalumnos, pero no puede poner en manos de éstas las decisiones del colegio. La pregunta de Pipe con respecto a esto se puede resumir así: ¿Por qué no?

4. “Máquina de hacer plata”

El curioso título para este tema lo tomó Juan Carlos de algo que yo escribí o dije, aunque no me acuerdo cuando solté la frase. Este fue, en mi opinión, el punto más benéfico para nosotros, pues tuvimos la oportunidad (la primera, creo) de oír a Gonzalo Mallarino explicar con detalle las razones por las que el colegio había tomado el rumbo que había tomado en los últimos años, y por qué parecía que se había convertido, ahora, en una máquina de hacer plata. Tocaría, eso sí, haber grabado los detalles y los pormenores de la explicación para exponerla aquí; pero para resumir de alguna manera lo dicho en este punto, podemos poner las cosas así: el colegio se puso la misión de cambiar y organizar el sistema financiero y administrativo que venía rigiendo desde hacía tanto tiempo (y que Mallarino calificó de “semi-feudal”), y de cubrir el déficit de casi cien millones de pesos que tenía el colegio en el momento de su entrada. En palabras de Juan Carlos, el Moderno iba a quebrar, a menos de que se tomaran drásticas medidas administrativas.

También se aclaró (con la finalidad de calmar la curiosidad de algunos disidentes) cuál es su salario, y justificaron a su manera el monto de éste.

5. Cuestiones académicas

Aquí no preguntamos mucho, sólo oímos. Nos dieron, que yo recuerde, dos ejemplos principales que mostraban cómo el colegio no estaba estancado en lo académico. Primero, nos contaron acerca de una serie de convenios que tienen ahora los alumnos con Canadá, a donde van a estudiar y fortalecer su inglés en un periodo que, si no estoy mal, dura de seis a ocho meses; y segundo, nos comentaron la increíble mejoría de los alumnos en el ICFES (el promedio general ascendió, de acuerdo a sus cifras, cuatro puntos con respecto al año anterior). Javier Uribe complementó esto contándonos que algunos profesores habían tomado el ICFES para conocer el examen a profundidad, y que afortunadamente les había ido muy bien en sus áreas respectivas, aunque no tanto en las otras.

6. Debate público y discusiones futuras

Queda abierta (y ellos parecen esperarla realmente) la posibilidad de nuevas discusiones de este estilo, en donde los que quieran pueden ir a hablar con ellos y, por qué no, a desayunar. Sobre el debate público, más grande, más abierto, y con menos comida “per cápita”, estaban escépticos por dos razones: por lo difícil que resultaría la organización, y porque no están dispuestos a exponerse para que un montón de personas los insultaran. Pipe y yo aclaramos ambos puntos: pedimos, primero, que nos dejaran el aspecto de organización a nosotros, y que nos dejaran presentarles un esquema para que ellos aprobaran; y después aseguramos que el debate se haría de una manera decente, sin insultos equivocados, sin gritarle injustificadamente “ladrón” a nadie. Aseguramos, mejor dicho, que los “firmantes sin rostro” eran personas decentes, correctas, que no iban a ir con medias veladas en sus cabezas y con papas-bombas para acabar con todo. Así fue como quedó abierta, y de manera más o menos concreta, realizable, la posibilidad del diálogo. Ahora sólo queda organizar el debate, y que los que quieran hablar con Juan Carlos Bayona & Co. lo contacten directamente para concretar una cita.

7. “El dolor en el escroto”

Al final Juan Carlos no se aguantó, y decidió soltar todas las frases y comentarios del blog que, en palabras suyas, le habían dolido en “el alma del escroto”. Nosotros oímos, y recopilamos lo siguiente:

a) El ataque a la convivencia de los profesores en el Blog.
b) Crítica a calidad de maestros (hubo, según él, errores de “hecho” en ciertas afirmaciones), sin reconocer, entre otras cosas, que el colegio ha conseguido concretar dos Congresos de Pedagogía.
c) No se reconoció la cantidad de dinero que se ha invertido en la recuperación y mantenimiento de la planta física.
d) La idea de que por ganar plata se descuidó lo académico (las pruebas en contra de esto están en el punto “5”)
e) Crítica a convenios (hay, según ellos, pruebas suficientes de que los convenios han funcionado, y que es increíble que sus críticos no sean capaces de reconocer los beneficios de éstos)
f) Muchas críticas tomaban la parte por el todo: se quedaban con un error, y asumían que el resto de las cosas en el colegio funcionaban de la misma manera.


Eso fue, en general, todo. A las nueve y media, y con temas pendientes, el Rector tuvo que prácticamente huir de la sala de reuniones-desayunos para tratar otros asuntos. Por el momento sólo nos queda organizar el debate, y buscar un nuevo espacio para dialogar las cosas que quedaron pendientes. Pero fue, en general, una reunión positiva.

Nota: este acta fue redactada con el concenso de Juan Carlos Bayona, Gonzalo Mallarino, y los miembros del Consejo Superior que asistieron a la reunión; cuando les planteé la posibilidad de hacerla y publicarla en el blog, todos estuvieron de acuerdo en que sería de mucha ayuda para discusiones futuras.
Add to Memories
Share
 
Los textos de protesta que han aparecido en Internet durante los últimos días, a raíz de la expulsión de Daniel Samper del consejo superior del Gimnasio Moderno, han dejado un sentimiento generalizado de preocupación por la manera en que la administración actual está manejando el destino de esta institución que tanto queremos todos. Sin embargo, algunos ex alumnos pensamos que los casos del truncamiento a la libertad de expresión y la mala calidad del profesorado son sólo la punta del Iceberg y que enfocarse sólo en eso es mirar una parte pequeña del problema. A continuación denunciamos otros casos que consideramos deben salir a la luz pública, si se quiere saber la verdad sobre lo que está pasando en el Gimnasio Moderno.
 
1. ¿Quién regula a quién?:  Los estatutos del Gimnasio Moderno establecen que el control más directo sobre el rector en el colegio lo ejerce el Consejo Superior. De esta manera, el rector no puede determinar quiénes integran o dejan de integrar dicho Consejo, ya que no puede ejercer control sobre aquellos que lo controlan a él. Es por eso que no entendemos cómo el rector pudo pedirle la renuncia a un miembro de dicho consejo, como fue el caso de Daniel Samper, sin importar razón por la que lo hizo. ¿Será que el poder del señor Bayona ha llegado tan lejos que también puede controlar autónomamente a aquellos que deberían controlarlo a él?
 
2. El caso Nassar: Daniel Nassar, de la promoción 2003 era famoso en el colegio por ser un muchacho problemático. Coincidió que en su último año de bachillerato, un estudiante del colegio estaba robando libros de matemáticas de sus compañeros y vendiéndoselos a un vendedor ambulante en la calle 72. Cuando en el colegio se enteraron del caso, atraparon, en un operativo con la policía,  al vendedor de la 72. Inmediatamente, le mostraron al sujeto un libro con fotos de todos los estudiantes del colegio para que identificara a su cómplice. El vendedor señaló a Daniel Nassar. Seguramente basado en el historial conflictivo de Nassar, Bayona no dudó en sacarlo de la clase en la que se encontraba y encerrarlo en la rectoría, esposado (a un gimnasiano, a un estudiante de 17 años), con el fin de obligarlo a confesar. Oh sorpresa cuando resultó que el muchacho que robaba los libros no era Nassar, sino otro estudiante, famoso por tener problemas de desorden mental, como por ejemplo haberse hecho secuestrar en una ocasión para llamar la atención de sus padres. En este caso, Bayona no sólo atentó contra la dignidad de Nassar, tratándole como un vil criminal, sino que le pidió que se le echara tierra al asunto.
 
3. ¿Libertad de expresión?: Los profesores y miembros del consejo superior no han sido los únicos que han visto afectada su libertad de expresión. Durante los primeros años de la administración Bayona, la única esperanza que le quedaba a la comunidad gimnasiana para expresar su inconformidad ante la situación del colegio, eran los estudiantes. Los profesores y empleados corrían el riesgo permanente de ser expulsados, pero los estudiantes (y especialmente su mayor órgano de expresión, El Aguilucho) eran intocables. Sin embargo, esa invulnerabilidad no duró mucho. Muchos han sido los profesores que han comentado la manera en que Juan Carlos Bayona desprestigia en las reuniones del profesorado y las jornadas pedagógicas a los estudiantes que han escrito textos de protesta contra del colegio y su administración, sin darles la oportunidad de defenderse. Incluso, se ha denunciado que el rector ha presionado para que algunos estudiantes no ganen premios bien merecidos en las clausuras de fin de año, argumentando que el colegio no tiene por qué premiar a aquellos que lo critican.
 4. El “Juicio Pedagógico”: En el año 2002 los miembros del comité cultural del colegio cogieron a cuatro estudiantes de bachillerato que estaban fotocopiando las boletas del concurso de barras y vendiéndoselas a los estudiantes de primaria. Bayona se mostró implacable cuando se enteró del caso: dijo que los iba a echar y parecía que no le iba a temblar la mano. En el encuentro matinal siguiente, los humilló en público y les dijo que se salieran, que no los quería ver. Sin embargo, al poco tiempo salió con una idea desconcertante para resolver esta situación: se trataba de un “juicio pedagógico”, un juicio público para los tres estudiantes, con el fin de que la comunidad entera decidiera su situación. El evento se realizó con bombos y platillos, poniendo a los tres estudiantes en la palestra pública. Incluso, pidió que El Aguilucho, la emisora y el noticiero "La Raqueta", los tres medios de comunicación de los estudiantes, registraran el evento. El juicio se realizó en la biblioteca del Edificio Principal, con el señor rector al frente, detrás de un letrero que decía “JUEZ”. Al final, el castigo para los estudiantes fue leve: sólo los suspendieron por un tiempo. Sin embargo dos estudiantes sí salieron del colegio, pero no por ser expulsados, sino porque sus padres los retiraron, indignados por la humillación a la que fueron sometidos sus hijos. Aún así, al año siguiente los volvieron a recibir. Se hicieron evidentes varios problemas: primero, el rector contradijo su propia autoridad, al mostrarse primero implacable en su decisión de expulsar a los estudiantes y luego impartir un castigo sumamente leve ante la falta. Segundo, humilló a cuatro estudiantes públicamente, por una falta de la que debían aprender y no de la que debían ser humillados, como dicta la filosofía del colegio. Tercero, creó un escándalo público, lleno de parafernalia, de algo que se podía solucionar de una manera más sencilla, prudente y eficaz, si tener que desperdiciar innecesariamente el tiempo de toda la comunidad. Cuarto, hizo algo que no le correspondía hacer ética ni legalmente: juzgar y humillar a tres estudiantes del colegio en un juicio público.
 
5. Hilos invisibles: Para elegir al rector del colegio debe conformarse primero un Consejo Superior; para elegir al Consejo Superior debe elegirse una Sala Plena y para elegir a la Sala Plena debe conformarse el Cuerpo de Electores, el cuál consiste en los representantes de curso de cada promoción del colegio. Sin embargo, han sido muchos los miembros del cuerpo de electores que han manifestado su inconformidad con el sistema de votación, ya que en las elecciones a la Sala Plena siempre se postula una serie de candidatos que la mayoría de los miembros del Cuerpo no conoce. De esta manera, la elección de los candidatos resulta ser en muchos casos aleatoria. El problema resulta peor con el hecho de que muchos miembros del cuerpo han manifestado que en las vísperas de las elecciones “alguien” los llama personalmente  a pedirles que por favor voten por una serie de candidatos específicos, los cuales, según los que sí conocen a los candidatos, se caracterizan por ser todos “probayonistas”. A esto se suma el hecho de que las votaciones se hacen a través de Internet o por correo y que los miembros del Cuerpo desconocen quién y de qué manera hace el conteo de los votos. De esta manera, la votación no parece tener un control o una regulación seria, por parte de ningún organismo neutral. A esto se suma que, “casualmente”, todos los candidatos “probayonistas” que se mencionan en la llamada, son los que han ganado las elecciones de los últimos años.
 
6.La plata del congreso: Una de las mayores inicativas que se han dado en la era Bayona fue el congreso de Pedagogía, del cual sólo se realizaron dos versiones. Se trataba de un congreso de alcances nacionales, que nuevamente ponía al colegio en el liderazgo de la educación en el país. El congreso cada vez tomaba  más y más importancia a nivel nacional, pero de un momento a otro el colegio decidió cerrarlo. El suceso ocurrió al mismo tiempo que se expulsaba a Roberto Puentes, el entonces coordinador académico y promotor del evento, junto con otro grupo grande de profesores, quienes a su vez conformaban el equipo de trabajo del congreso. La razón del cierre y de la expulsión de los profesores aún es desconocida. Pero el problema resulta más preocupante si se tiene en cuenta la declaración de varios profesores expulsados, quienes denunciaron que para el momento de su expulsión, el congreso había dejado una cartera con varios millones de pesos en ganancias; una suma grande que estaba destinada en su totalidad al montaje de la tercera versión del congreso de pedagogía ¿Pero qué pasó con ese dinero? No se sabe. Lo que sí sabemos es que dicho dinero al final no cumplió su fin inicial, ya que el congreso no se volvió a realizar. ¿Será que fue utilizado para cubrir los baches fiscales que tanto le ha costado la piscina al colegio? ¿O para financiar la construcción del nuevo cenizario? ¿O en cambio será posible tener la esperanza de que al final dicho dinero sí se haya utilizado para un fin pedagógico, a sí no se tenga claro aún cuál? 
 
7. Con los ojos tapados: Cuando en 1998 se destapó el escándalo de que los presidentes de los comités se estaban robando la plata que ganaban con los eventos del colegio (Bazar, concurso de barras, Copa Aguilucho, etc.) se acordó que desde ese entonces la procuraduría del colegio iba a fiscalizar los ingresos de todos los comités. Sin embargo, para 2001 ya todos sabían que dicha fiscalización no se estaba realizando. De hecho, era vox populi entre los estudiantes de la promoción 2001 que los presidentes del comité cultural no sólo no sabían cuánta plata les había dejado el bazar del colegio, sino que también habían retirado una buena parte de esa plata para gastarla en trago y rumba. Sólo un estudiante de la promoción 2001 se atrevió a denunciar el caso ante el rector: Federico Rubiano, presidente del consejo estudiantil y gran opositor de la administración Bayona. Sin embargo, la reacción de Bayona al final no fue la esperada por Rubiano: en vez de tomar cartas en el asunto e investigar si las denuncias de Rubiano eran ciertas, entró en cólera con éste, acusándolo de difamación. Llamó a los presidentes de los comités y les contó todo de lo que Rubiano había dicho, diciéndoles incluso la manera en que él los había defendido. Al final, Rubiano sufrió el rechazo de una buena parte de la promoción 2001, la cual lo calificó de sapo. El tema del robo de la plata del comité, aunque era bien sabido por todos, ni siquiera entró en discusión. Sólo se les pidió a los presidentes que justificaran todos sus ingresos y egresos en un documento, pero como no hubo nunca un registro de los mismos, las cifras tuvieron que ser inventadas. No se indagó más sobre el tema.
 
Son todos estos casos los que nos llevan a unirnos a aquellos otros miembros de la comunidad gimnasiana y poner en alto nuestra voz de alarma y protesta. Por eso hoy preguntamos nuevamente lo que otros ya preguntaron : ¿Qué está pasando con la pedagogía, la honestidad y la filosofía gimnasiana que tanto ha caracterizado al Gimnasio Moderno?¿Por qué no hay una respuesta a todo esto?¿Quién es realmente el personaje que tiene en sus manoso la educación de nuestros hijos? ¿Por qué el colegio no se ha manifestado ante todo esto? ¿Por qué la comunidad gimnasiana no ha reaccionado aún ante todos estos sucesos? ¿Qué está pasando en el Gimnasio Moderno?
 
Abramos el debate.

Camilo McCallister
Add to Memories
Share

El Consejo Superior del Gimnasio Moderno informa a la comunidad gimnasiana que:

•  Deplora la renuncia del señor Daniel Samper Ospina como miembro del Consejo Superior;

•  Rechaza el reciente debate acaecido en los medios de comunicación del país, en razón a dicha renuncia;

•  Como autoridad máxima, certifica a plena conciencia, que la conducción actual de los programas pedagógicos y el debate institucional de los temas fundamentales que aquejan a nuestra comunidad de niños, padres, profesores y exalumnos, ha sido liderada y lo seguirá siendo, por los más sensibles principios de libertad, decencia, respeto y dignidad, “con el manto cálido del amor por Colombia”;

•  Respalda la gestión pedagógica del señor Rector Juan Carlos Bayona, con base en los derroteros y objetivos que se han venido trazando desde su designación como Rector en 1998 y que no difieren de aquellos con los cuales los fundadores erigieron el Gimnasio Moderno en 1914;

•  Invita a quienes han criticado al Gimnasio Moderno, a sus obras, personas e ideales, que se acerquen con espíritu gimnasiano a debatir sus preocupaciones e ideas de manera sensata y caballerosa, siempre profesando un culto a la verdad. El Consejo Superior estará siempre abierto a la sana y constructiva dialéctica.

Bogotá, 18 de octubre de 2006,

Consejo Superior

Add to Memories
Share

Doctor:
Juan Carlos Bayona
Rector Gimnasio Moderno

Ciudad.

Estimado Doctor:

Desde que Don Agustín Nieto Caballero fundó el colegio, se ha considerado a sus empleados como miembros de la comunidad gimnasiana. Nosotros como integrantes de este sueño y este alcázar de ilusión, queremos expresar públicamente nuestro agradecimiento y lealtad hacia usted señor rector Don Juan Carlos Bayona.

Usted ha sabido trabajar por nosotros. Desde el primer día en el que llegó, mejoró nuestra calidad de vida con sus buenas intenciones, nos permitió sentarnos a la mesa con los mismos estudiantes. Con su administración nos ha dado la oportunidad a muchos de nosotros de educarnos. Compañeros que hace 5 años tenían cuarto de primaria, ahora son bachilleres y otros profesionales técnicos, esto sin olvidar que también nos becan si deseamos estudiar en la universidad. También nos ha ayudado para que nuestros hijos estén becados en sus colegios. Cada año se ha preocupado por aumentar nuestro salario por encima de los ajustes del gobierno y nos facilitan préstamos para cubrir calamidades domésticas.

Por todo esto, Doctor Bayona con toda franqueza y sinceridad queremos expresarle todo nuestro apoyo, para que continúe en su labor pedagógica al frente de la rectoría del Gimnasio Moderno.

Cordialmente,

EMPLEADOS DEL GIMNASIO
Firman 67 empleados.

Add to Memories
Share

Los debates, si entrañan un sincero sentido de esclarecimiento y profundización en el tema que los motiva, son siempre importantes y saludables pues representan la manera particular como el colectivo piensa y se expresa. Es inevitable, en ellos, que las posiciones se encuentren y radicalicen, que algunas voces se eleven sobre el conjunto por su fuerza o la aspereza de su tono, que haya quienes pierdan el sentido de las proporciones y caigan en la desmesura, y que se escuchen también lúcidas y enriquecedoras reflexiones. Pero lo importante, en el entorno democrático y académico, es que puedan darse, que cada cual pueda expresar lo que piensa y lo que siente y que, finalmente, sea el colectivo el que gane porque comprende mejor, porque se llenan sus vacíos o porque se iluminan sus oscuridades.

En nuestro caso, estamos seguros, el debate que han emprendido algunos ex-alumnos frente a recientes eventos de público conocimiento, es ilustrador y expresa la verdad de que el Gimnasio es un organismo vivo y que, tanto quienes estamos al frente del día a día de sus actividades como quienes desde afuera nos observan, vivimos comprometidos en su continuo mejoramiento. Pero a nosotros, como profesores,  no nos corresponde otra cosa que poner nuestra brújula en dirección al único norte que debe interesarnos: el futuro y la educación de nuestros apreciados alumnos gimnasianos. El nuestro es el deber de permanecer al frente de las aulas, de no contribuir al enrarecimiento de la discusión, de simplemente dar fe, frente a propios y extraños, de que en el Gimnasio trabajamos todos los días sin cejar en el empeño porque la institución sea cada vez mejor y porque quienes estudian en ella sean excelentes educandos y ciudadanos que sepan responder con altura a las exigencias del país.

Ante un comunicado titulado “Lo que sea el maestro será la escuela” publicado en una página de Internet y ante las declaraciones de un ex alumno presentadas en un programa radial manifestando que “la calidad del maestro del Gimnasio llega a cero”, nosotros, los docentes gimnasianos, queremos hacer algunas aclaraciones con respecto a ciertas afirmaciones que lesionan nuestra dignidad.

Dice literalmente en el texto “Lo que sea el maestro será la escuela” en algunos de sus apartes:


“El resultado de este panorama es desolador: una caída en nivel académico de los profesores, una permanente circulación de maestros que se renuevan año a año y que no tienen muchas veces el tiempo para aclimatarse a la institución; pérdida de importantes programas bandera del colegio, inestabilidad y miedo en el cuerpo de docentes que todavía sobreviven.”

“El colegio da bandazos en su política profesoral. ¿Hay criterios claros de selección y evaluación? ¿Cuál es el clima en que trabajan los maestros actualmente? ¿Qué programas de formación y capacitación se adelantan?

“Se nos dirá que se ha implementado la tarde de los miércoles para los maestros, se hablará de unas ciertas líneas de investigación y de las convivencias. No obstante, muchos profesores hablan con nosotros en voz baja y dejan entrever que estas iniciativas son ineficaces”.

En justicia con la institución, nosotros, los maestros, afirmamos:

•  Somos un equipo comprometido con la filosofía y con los principios institucionales, que a lo largo del tiempo hemos dado muestras de idoneidad en todas las actividades que lideramos a diario dentro y fuera del colegio.

•  La actual comunidad docente del Gimnasio está conformada por profesionales capacitados, tanto en el saber pedagógico como en las diversas áreas del conocimiento, para ejercer de manera competente la labor educativa; la gran mayoría de ellos con formación a nivel de postgrado y amplia experiencia laboral.

•  La institución ha mantenido un constante apoyo económico y administrativo al mejoramiento de la calidad académica de sus docentes, el cual se concreta en el financiamiento de estudios de postgrado (especializaciones y maestrías), asistencia permanente a foros, simposios, congresos y otras actividades de actualización; capacitaciones internas y grupos de estudio. Los maestros valoramos positivamente esta política institucional, pues ha sido un medio eficaz para optimizar nuestra práctica pedagógica.

•  El Gimnasio Moderno es uno de los pocos establecimientos educativos del país que se precia de tener una planta de educadores que lleva varias décadas haciendo parte de la institución; educadores que a su vez son los guías de aquellos que con sangre joven renuevan las ideas que nutren los lineamientos actuales y comprometen a la institución con su calificativo de moderno.

En virtud de lo anterior, manifestamos públicamente nuestro compromiso de preservar la unidad académica, refrendado en nuestra lealtad hacia la institución y para con quien ostenta la dignidad de dirigirla, el señor Rector
Juan Carlos Bayona Vargas.

Reiteramos el valor de los debates cuando se adelantan con actitud constructiva, y, por esa misma razón, esperamos que la comunidad gimnasiana obre con cordura y entienda qué poco bien le hacen a la institución cualquier tipo de presiones que busquen polarizar a un equipo de maestros que está trabajando unido y comprometido con el futuro del país, pero, sobre todo, con el de las nuevas generaciones llamadas a construir una sociedad democrática, tolerante y respetuosa de las diferencias.



MAESTROS Y MAESTRAS DEL GIMNASIO MODERNO
Carta aprobada por unanimidad en plenaria extraordinaria de profesores.

Maestros firmantes 115

Add to Memories
Share

CARTA DE LA ASOCIACIÓN DE PADRES AL SEÑOR RECTOR


Estimado Juan Carlos:

Frente al debate público en que se ha visto involucrado nuestro Colegio por estos días, nos permitimos manifestarle:

La Asociación de Padres de Familia del Gimnasio Moderno apoya las directivas del Colegio y a Usted señor Rector, en su misión educativa conforme a los valores y principios que inspiran la filosofía Gimnasiana.

Ante la circunstancia, lamentablemente ventilada ante la opinión pública, si bien desconocemos la gestión cumplida por el Señor Daniel Samper Ospina como miembro del Consejo Superior del Gimnasio y su incidencia en la buena marcha de la institución, entendemos que la conducta del señor Rector en este incidente estuvo orientada a defender el proyecto educativo institucional que la Comunidad Gimnasiana quiere preservar y partiendo de esa convicción, lo respaldamos.

La Asociación de Padres no entra a valorar las razones expuestas en la carta del señor Samper Ospina, aunque hubiéramos preferido que se debatieran ante las instancias propias del Colegio, que es donde se definen los destinos de la Institución, y que haya renunciado a defenderlas estando tan convencido de su bondad y conveniencia para nuestros hijos.

Seguimos unidos en procura de nuestros ideales, abiertos como siempre a la confrontación de ideas, vengan de donde vinieren, con respeto y tolerancia hacia los demás.

Rafael Saravia Pinilla 
Presidente

Mónica Echeverri Bejarano
Vicepresidente



Add to Memories
Share

Bogotá, 13 de octubre de 2006.

 

 

Señor rector:

 

  Nada más difícil que empezar a escribir esta carta con el tono adecuado, obligándonos a tantear cada palabra para no dar de entrada una idea equivocada. Medir el alcance de cada afirmación para no provocar en usted un juicio categórico que lo lleve a desautorizar su contenido, sin detenerse a analizar qué puede haber aquí de error y qué de acierto. Aunque se trata, en últimas, de un esfuerzo por darle sustento a algunas opiniones que terminarán, muy seguramente, perdiéndose en la distancia de quienes asumen como punto de partida una posición contraria a la suya, lo invitamos, sin embargo, a que nos controvierta. A que nos diga por qué estamos equivocados y por qué nuestras opiniones carecen de fundamento. Lo invitamos, pues, a que no vea en nosotros un oponente a abatir sino un adversario legítimo al que se debe tolerar. Por esto, por la confianza que tenemos en el diálogo racional, le pedimos que combata con vigor nuestras ideas, que son, por lo demás, las más fáciles de rebatir. En efecto, no queremos entrar a discutir con usted esgrimiendo argumentos retorcidos o discursos sugestivos que lo convenzan de la validez de nuestras apreciaciones, encerrándonos así en discusiones que nunca tendrían punto final; le proponemos, por el contrario, atender a los hechos, siendo entonces posible verificar mediante la experiencia y de manera contundente si nuestras apreciaciones son acertadas o no.

 Para no extendernos de manera innecesaria, limitamos nuestro juicio a dos problemas sobre los que, si usted puede disipar nuestras dudas, no volveremos a insistir jamás. Así,  le pedimos, primero, que nos muestre que nos equivocamos cuando afirmamos que el nivel académico del colegio está lejos de ser óptimo, y que se ha perdido mucho con respecto a lo construido antes de su llegada al colegio. Le pedimos, en otras palabras, que nos demuestre con hechos que el cuerpo docente del colegio está calificado académica y pedagógicamente para responder a las demandas de nuestro entorno, que las nuevas propuestas educativas introducidas por usted (los convenios universitarios, por ejemplo) han dado unos resultados sobresalientes y, sobre todas las cosas, que el reconocimiento de los estudiantes del colegio en las universidades se relaciona directamente con sus calidades humanas y académicas. Como segundo punto, le pedimos que nos muestre que el manejo del colegio no atiende de ninguna manera a intereses de carácter egoísta, que a su llegada usted no aumentó el sueldo que recibe como rector,  que las obras que se han desarrollado durante su conducción no han beneficiado económicamente a personas vinculadas directamente con el colegio, que los cenizarios tienen únicamente un propósito educativo (y, de paso, que nos diga cuál sería ese propósito). Le pedimos, en suma, que nos demuestre que estamos muy lejos de la verdad cuando pensamos que usted no ve en el colegio un fin en sí mismo sino un medio para atender los intereses de unos pocos.

Frente a lo anterior, creemos, tiene usted únicamente dos posibilidades: o bien mostrarnos, como le decíamos, con hechos, que tenemos una visión errada de la realidad, o bien que las conclusiones que sacamos de tales apreciaciones son equivocadas, es decir, que erramos cuando inferimos de lo anterior que el colegio va por mal camino, que nada tiene de malo que una institución como el Gimnasio Moderno se dé el lujo de tener un mediocre nivel formativo y que, continuando  el orden de lo expuesto, que es admisible que un colegio vincule económicamente a actores que deberían estar relacionados con él por el puro deber hacer del nuestro un país mejor.  Si usted puede refutar con contundencia nuestras apreciaciones, le aseguramos que no volverá a saber nada de nosotros. Si, por el contrario, no nos equivocamos, creemos que lo más consecuente por parte suya sería reconocer su derrota y aceptar que, de insistir en seguir a la cabeza del colegio, su deber es enfrentar con decisión tales falencias y no negarse a reconocerlas, abriendo entonces las puertas a nuevos puntos de vista y no encerrarse ciegamente en sus propias convicciones. El mensaje que hoy nos llega desde la rectoría es justamente ese: el de alguien desesperado por buscar un enemigo que pueda devolverle a su discurso la apariencia de unidad y coherencia que alguna vez creyó tener. Ser esclavo de uno mismo no es menos amargo y quizá sí más vergonzoso que ser siervo de algún otro.

 

Un cordial saludo,

 

____________________

Carlos Esteban Barrera

pepesafari@hotmail.com

 

 

 

____________________

Carlos Andrés Pérez

pericles12@gmail.com

 

 

 

_____________________

Esteban Reyes

estebuche@gmail.com

 

 

Exalumnos promoción 1996
profile
gimnasianos
Name: gimnasianos
calendar
Back November 2006
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930
page summary
tags